La respiración consciente para estar mejor

Tal vez ya haya escuchado hablar de la respiración consciente, pero no tiene idea bien de qué trata. Parece algo simple y se lo suele subestimar por ser una práctica que en teoría todos hacemos por naturaleza. Pero hay que saber que es algo que se toma muy en serio y que ayuda muy bien en varios aspectos. Se han hecho investigaciones científicas para ver como modifica el cerebro el hacer respiraciones conscientes y se han comprobado cambios muy positivos que avalan el uso de esta práctica.

En la actualidad uno lleva una vida muy agitada, que está muy por fuera del orden natural donde todo encuentra un equilibrio. Uno va acumulando estrés durante todo el día con la tensión del trabajo, de la familia, el tráfico, las circunstancias de la vida misma que lo pueden llevar a sentirse algo inquieto y ansioso. Tal vez no llegue al punto de tener una gran ansiedad o depresión, pero con solo sentir una sensación de vacío ya es algo que usted debe y necesita llenar con algo. Es muy fácil caer en las malas costumbres para llenar este vacío como el tabaco, el alcohol o algún otro mal hábito. Que en definitiva no ayuda en nada, todo lo contrario empeora el estado de ánimo de uno.

Beneficios

Con la respiración consciente usted puede lograr calmar cualquier sensación no deseada, ayudando a liberar todo el estrés acumulado, sin necesidad de tomar ningún medicamento. Y lo mejor de todo sin engordar ningún kilo, ya que uno suele comer más cuando está ansioso. Hay algunas personas que por el contrario, no pueden comer cuando están ansiosas y pueden llegar a perder mucho peso, lo que no es algo bueno. Por eso con una buena respiración se puede encontrar el equilibrio tan necesario para el cuerpo y volver a lo natural que su ser le pide.

Cómo practicarla

Para comenzar con la respiración es importante encontrar algún lugar de la casa donde no vaya a ser interrumpido. Lo ideal es sentarse de forma que le resulte cómodo. La luz debe ser tenue o inexistente. Debe cerrar los ojos y hacer inspiraciones de tres segundos, mantener la respiración por tres segundos y expulsar el aire por 6 segundos. Hay que repetir esto por 20 círculos de respiración. Puede que llegue a sentirse algo mareado, esto es algo normal ya que el cuerpo está manejando la respiración de otra manera que no está acostumbrado. No es algo por lo que se deba asustar. Con la práctica ira tomándole la mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *